Contenidos

Depósito de ponencias, discusiones y ocurrencias de un grupo de profesores cosmopolitas en Jaén, unidos desde 2004 por el cultivo de la filosofía y la amistad, e interesados por la renovación de la educación y la tradición hispánica de pensamiento.

miércoles, 16 de enero de 2013

Hannah Arendt, la película




Autora Ana Azanza
Hannah Arendt ya tiene su película dirigida por Margareth von Trotta (1942), representante del llamado nuevo cine alemán. Von Trotta retrató a otras grandes mujeres como Hildegarda von Bingen o Rosa Luxemburgo. Empezó como actriz y en 1977 dirigió su primer film. Su obra más famosa es "Las hermanas alemanas" que le valió el León de oro en Venecia (1981). Mujeres que lucharon por la libertad, que debieron justificarse, mujeres que fueron duramente atacadas, marginadas por la sociedad.

En este film otra vez una mujer se enfrenta a un poder oscuro. Desde el eterno lema de Arendt: la necesidad de comprender.

El nuevo film se estrenó el 8 de enero en Berlín. Nadie dice que este previsto su estreno en España, quizás algún día llegue en inglés o alemán. "Su pensamiento cambió el mundo", es el subtítulo de la película.

En esta crítica utilizan una de sus expresiones favoritas, "pensar sin barandilla" que ha dado "filmar sin barandilla".

"El bueno, el malo y el feo", el triángulo de la perdición formado por Arendt, Heidegger, Eichmann. Arendt la pensadora judeo-alemana que en 1961 se vió frente a frente la renuncia al pensamiento de un hombre que no era tonto, pero que se negó a la reflexión para dejarse arrastrar y servir a la ideología nazi organizando los convoys de judíos a los campos. Y Heidegger, el mago del pensamiento, profesor y amante de Arendt, al que pensar no salvó de ser seducido por la ideología.




La película se centra en el episodio de la detención del nazi Eichmann en 1961 por el gobierno israelí. Fue juzgado en Jerusalén y allí fue enviada H. Arendt como "freelancer" para cubrir el evento para el "New Yorker". Como Sigfrido ante el dragón, quiere enfrentarse al mal absoluto. Pero se verá decepcionada porque no hay ningún monstruo en el banquillo. Sólo un hombre vulgar, de respuestas llenas de lugares comunes y excusas sin sentido.

De sus informaciones saldrá el libro "Eichmann en Jerusalén. Un informe sobre la banalidad del mal,", Arendt no sabía lo que se le venía encima. Ese libro sería motivo de linchamiento público, pero al mismo tiempo ha sido la expresión que más fama le ha dado. El libro influiría también en la manera de afrontar históricamente el nacionalsocialismo. Todavía hoy la controversia no está totalmente acabada, a pesar de las numerosas ediciones de la obra en todos los idiomas.

Arendt había salido de Alemania en 1933 y desde 1941 vivía en Estados Unidos, sin nacionalidad reconocida hasta 1959. Ya era famosa cuando llegó el proceso de Eichmann por "Los orígenes del totalitarismo". Fue la primera mujer que acudió a un programa de entrevistas en la televisión alemana dirigido por Gunther Graus. Allí hizo sus primeras declaraciones "bomba" sobre el nacionalsocialismo cuando afirmó que es normal tener enemigos en la vida y hasta cierto punto el antisemitismo de 1933 no fue lo decisivo. Lo que cambió todo y fue como si el abismo se abriera fue cuando se enteraron de los campos de concentración, de la fabricación de cadáveres. Se había cruzado una línea, nunca se debió permitir que sucediera.

Se han utilizado imágenes reales de la captura del Eichmann en Argentina y del proceso. Y el reto más importante de la directora ha sido llevar a la pantalla las tesis de Arendt, sus meditaciones políticas sin banalizarlas. Un diálogo de la película recoge las palabras de Arendt:

"Sin el totalitarismo no hubiéramos conocido la naturaleza radical del mal. El mal radical no tiene que ver con el egoísmo sino con el hecho de que se considere que el hombre como tal sea superficial. Para ello se construyeron los campos de concentración, para convencer a los allí encarcelados de que sobraban, la condena no tenía sentido por haber incumplido ninguna ley, y de su confinamiento no se sacaba ningún provecho, el trabajo no servía. Eran lugares donde la conducta no tenía finalidad y se producía directamente el absurdo."

Se refleja el ambiente de los judíos alemanes refugiados en América, que siguen hablando alemán, y preparando las comidas de la tierra. Discuten y se acaloran de forma que hacen sentirse extraños a los amigos norteamericanos, como la escritora Mary McCarthy íntima amiga de Hannah Arendt, que publicó su correspondencia con ella. Seguían sintiéndose extranjeros en Estados Unidos. Unos cuantos actores interpretan otras figuras del entorno de Arendt, como el filósofo Hans Jonas.
Esperemos poder disfrutar algún día de este film.


3 comentarios:

Amelia Fernández dijo...

Ana:
De vez en cuando me doy una excursión por la página y me alegro de comprobar que siempre la tienes actualizada. Muchas gracias por seguir aportando vida al blog.
Supongo que habrás leído el artículo de El País, aunque últimamente es lo "menos" interesante que se puede leer en el periódico.
http://cultura.elpais.com/cultura/2013/01/28/actualidad/1359401307_892113.html

Isabel dijo...

La película se estrena el 14 de junio en salas

José Biedma dijo...

Hablando del "sentido común" dice Hannah Arendt que es el sentido propiamente humano porque la comunicación depende de él y que el único síntoma general de la locura es su pérdida.
Máximas del sentido común: pensar por uno mismo (máxima de la Ilustración); situarse con el pensamiento en el lugar del otro (máxima de la mentalidad amplia); y la máxima del pensamiento consecuente: estar de acuerdo con uno mismo (mit sich selbst Einstimmung denken).
(En el apéndice de *La vida del espíritu*).