Contenidos

Depósito de ponencias, discusiones y ocurrencias de un grupo de profesores cosmopolitas en Jaén, unidos desde 2004 por el cultivo de la filosofía y la amistad, e interesados por la renovación de la educación y la tradición hispánica de pensamiento.

viernes, 29 de junio de 2012

Otros modelos educativos

Autora Ana Azanza


Por un link que nos envió Pepe Fuentes descubrí esta conferencia sobre la educación en Finlandia. Es larga y tendida, pero la señora se explica bien en español y llega a los fundamentos de un sistema educativo que consigue su propósito. Empieza con la geografía del país, sigue con la historia, Finlandia hubo de pagar una cara deuda de guerra a la URSS tras la segunda conflagración mundial y este hecho llevo al país a unirse en el esfuerzo y a desarrollar una industria que antes no tenía. El sistema educativo es el mismo desde 1970, además no dice nada de que se subdivida ni en dos ni en diecisiete según la parte de Finlandia en la que vivas. Que haya libros con el título "Matemáticas Andalucía"  demuestra en qué perdemos nuestros mejores esfuerzos. En subdividirnos, "quién manda en dónde". Mientras "la cosa en sí misma", cómo hacer para educar de manera eficaz, se aleja del centro de las preocupaciones.

Confluencia de los partidos finlandeses ¡se pusieron de acuerdo!, cada uno aportó su granito de arena:
-el partido conservador, entiende que una nación fuerte necesita una cultura fuerte.
-los socialdemócratas querían un sistema público igual para todos que no distinguiera tipos de educación según procedencia socioeconómica. Me viene a la mente nuestra tradicional distinción de toda la vida del "colegio de pago".
-el partido agrario, una educación de calidad debe llegar a los lugares más remotos del país.

La educación no está en el debate político constantemente. En España ha llegado el nuevo partido y ya ha dado los apuntes más importantes sobre lo que hay que quitar de los libros de ciudadanía. La aportación que esta reforma nominalista hace al alumno de quince años no la acabo de ver.

Leen muchísimo los finlandeses, no les sorprende sacar buenas notas en comprensión lectora. A pesar de que no aprenden a leer antes de los siete años. Pero también les ha ido bien en ciencias y en matemáticas y no en colegios precisos sino en general en todo el país. Sin gastar mucho más que otros con respecto al PIB. Frente lo que anuncia hoy el gobierno español, más horas, tampoco esa es la clave. Los finlandeses de primaria hacen un recreo de quince minutos después de cada clase.
Los niños colaboran en tareas de la escuela: cocina, limpieza de patios, limpieza de la clase. Comportamiento y cooperación social.

La finlandesa es humilde, reconoce que quizás con otras preguntas para el informe PISA no les hubiera ido tan bien a los alumnos finlandeses. No voy a soltar ninguna broma fácil sobre lo que deberían de preguntar para que los alumnos españoles subieran puestos y los fineses se fueran a la cola del pelotón.

Como estamos de anuncio de la enésima reforma,  nos vamos de vacaciones con el aperitivo, he pensado que venía bien este vídeo. Aunque tal vez la triste conclusión es que la explicación de fondo es que ellos son finlandeses y nosotros españoles.



Altos impuestos que se ven útiles porque revierten en ayudas a las familias, el apoyo a los alumnos que se quedan atrás por medio de unos "ayudantes" del profesor, y lo más impresionante el reconocimiento social de la profesión de educador: de 1000 postulantes sólo 100 son admitidos en la carrera de magisterio. Es muy diferente nuestra profesión en España en la que desembarcan muchas personas con todo el respeto para ellas y su necesidad de sobrevivir que no están nada motivadas en la educación y en las carreras de educación no se piden altas calificaciones. Por no hablar de la no masificación de las aulas, de la atención a cada alumno. Con la ratio que se nos viene encima para poder pagar la deuda, eso dicen, es para echarse a llorar un poco más fuerte.

La especialización del profesorado según asignaturas empieza en los tres últimos años de la primaria. Aquí parece que vamos camino de "primarizar la secundaria", a lo mejor es sólo mi impresión.
No existe la repetición de curso ni el abandono escolar, se le añaden tareas adicionales al alumno que se queda atrás, se intentan resolver los problemas antes que hacer repetir. En caso de necesitarlo al final de la secundaria te añaden un noveno curso en vez de repetir el octavo. Se evita el estigma del "repetidor".
La formación profesional tiene prestigio en Finlandia, en cuatro años se puede hacer bachillerato y formación profesional. El bachiller o la formación profesional duran cada uno tres años, entre los 16 y  los 19. Los alumnos eligen las asignaturas según los intereses de los alumnos. Hay un examen nacional al final que es un requisito previo para poder optar a la universidad. Posteriormente cada universidad realiza sus pruebas de acceso para cada carrera, y esa prueba puede llegar a exigir uno o dos años de preparación.

La figura del profesor de la que tanto habla Penalva como la clave se ve realzada en Finlandia:

-Motivación para ser maestro por prestigio social, sueldo apetecible, selección a la entrada en la facultad.
-Profesores con extensa formación teórica y práctica.
-Profesores reflexivos con mucha responsabilidad, capaces de tomar decisiones autónomas, que también son INVESTIGADORES.

Luis Roca ha reflexionado sobre la lucha política educativa en España y más concretamente en Cataluña.

http://luisroca13.blogspot.com.es/2008/08/algunas-reflexiones-sobre-poltica.html

2 comentarios:

José Biedma dijo...

Me parece que esta profesión, la de educador, exige "vocación", pero este concepto resulta muy difícil de comprender para una cultura que ha perdido de vista lo trascendente, incluso difícil de entender en su sentido más secular, orteguiano... Si hemos pasado de educadores a enseñantes (currantes), y el "curro" es eso que se hace por el interés de ganar unos euros que luego sirvan para consumir y divertirse los fines de semana, puentes y vacaciones... Al trabajo -y la enseñanza ha degenerado en uno más, se ha proletarizado, ha perdido su nobleza y su liturgia- no se le reconoce ninguna función salvífica, ni redentora, ni siquiera emancipadora, en el sentido liberal ilustrado. Se trata de un trabajo estandarizado, industrial, tecnificado, burocratizado, etc.
Soy muy reticente a pensar que otros modelos educativos, de naciones muy distintas de la nuestra, como Finlandia, nos sirvan a nosotros. Y puede que la imitación servil de modelos y pedagogías foráneas haya sido uno de los grandes inconvenientes de la penúltima reforma.

Ana A dijo...

Me parece que del ejemplo de Finlandia lo más llamativo es la importancia del profesorado, la selección de los que se van a dedicar a esta importante función social es exhaustiva, como la que aquí se hace para un médico o un ingeniero de caminos.

Echo en falta en los institutos una ética profesional que empieza por un respeto por el propio trabajo y sigue por un exquisito respeto entre compañeros. Debería de ser generalizado el respeto al trabajo ajeno. Sin embargo hay que ganarse el puesto a codazos. No es el clima más apropiado para enseñar.